¿Es el e-commerce nuestra asignatura pendiente?


El estudio Connected Life realizado por Kantar TNS arroja resultados muy interesantes sobre la forma en que la tecnología está transformando la vida de los consumidores.

Los usuarios cada vez pasamos más tiempo conectados a nuestros dispositivos móviles, mayoritariamente smartphones, en redes sociales y medios digitales.

El potencial del e-commerce es enorme en todas las categorías, si bien las familias de productos con mayor presencia son los cosméticos (20%). El cuidado facial (17%) y los perfumes (17%) lideran el ranking. En alimentación, son los productos infantiles los que mayor aceptación tienen (16% de los encuestados declaran haber comprado comida para bebés y el 13% leche infantil).

Sin embargo, son las bebidas las que experimentan los mayores crecimientos. En concreto las no alcohólicas (38%).

Las tres principales palancas de crecimiento que impulsan el e-commerce, son, en este orden: el ahorro de dinero, indicada por el 38% de los entrevistados; la facilidad de las aplicaciones y la rapidez de servicio (37%); y la infraestructura (30%), es decir, la garantía de seguridad en los pagos y de una logística eficiente. En cuarto lugar aparece la calidad del producto, con un 27%.

Según Alberto Relaño, “el e-commerce está creciendo en distintos mercados y para muchas categorías, pero solo si las barreras existentes para la compra online se reducen gracias a las innovaciones tecnológicas”. “En el caso del comercio digital, la brecha entre los países desarrollados y los emergentes es más evidente, pues aunque el gap de la conectividad se disminuye con el móvil, hay todavía diferencias importantes en la seguridad de los pagos, la logística en la entrega de pedidos y a la hora de lograr la confianza de los consumidores”.

Viendo como aumenta el uso de Internet entre los usuarios de todas las edades, el comercio electrónico tiene aún mucho recorrido. El 64% de los internautas del mundo declara estar “constantemente conectado”. Mientras el uso del smartphone en los jóvenes ha crecido 4 puntos en el último año, entre los consumidores de 55 a 65 años el crecimiento ha sido de 14 puntos.

Cada vez hay más seniors que utilizan whatsapp y las redes sociales. Ambas actividades han crecido ocho puntos a nivel global con respecto al año anterior entre los internautas de 55 a 65 años, mientras que en el caso de los más jóvenes el aumento es de un punto. Facebook es la plataforma social que más está ayudando a digitalizar a los mayores, ya que es utilizada semanalmente por un 54% (6 puntos más que en 2015). En el grupo de menor edad, destacan los crecimientos de Instagram (8 puntos) y Snapchat (9 puntos).

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *